En esta región se da el bosque caducifolio de robles, carpes, castaños, etc., y vegetación perennifolia de origen tropical como las laurifolias, magnolias, cerezos, té y demás. En América del Norte encontramos inviernos más rigurosos que permiten la existencia de hayas y coníferas.
El cortejo florístico es muy rico y abundante. Esta es una región muy poblada desde tiempos muy antiguos y la biocenosis está intensamente modificada. En los países nuevos, al ser naciones desarrolladas, también han modificado intensamente su biocenosis para dedicarla a la agricultura.
Aquí aparecen las especies como el laurel, las magnolias, las camelias y los cerezos. Pero también encontramos las especies típicas del bosque caducifolio como el haya, el roble, el arce, el abedul, el tilo, el castaño, el fresno, el olmo, etc., que forman su sotobosque

external image images?q=tbn:ANd9GcQ7yD-6eU4ALsZ44SjeG1QGzvvcGLgwYhitnQme4Pv4DN7TL5CI2Aexternal image images?q=tbn:ANd9GcRUT5Z2sRPZgpKvVw8alyVqiklDf7BZz4feBLo-VpinyfbybtnUfAexternal image images?q=tbn:ANd9GcQsZiqXJqESsaUmcLlUe2F7P6WtJeQjafsn-9JY5ODFFte82Bb4ew